¿Qué es el estudio del Edénico? | Qu’est-ce l’étude de l’édénique? | What is the Study of Edenics?

estudio_del_edenico

Version française | English version

¿Qué es el estudio del Edénico?

“En el principio, antes que existiera la palabra”

Nota: En los años desde que este documento fue escrito, la continuidad de la investigación nos ha llevado a la utilización del término “edénico” como la primera lengua y ‘edenics” como el estudio de esta lengua. El término edénico es menos incómodo que proto-hebreo, hebreo pre-hebreo y proto-semítico. Muchas personas se ponen a la defensiva sobre términos como “proto-semítico,’ o ‘ proto-hebreo’ y sobre todo la palabra ‘B’…biblia. Si el uso de ‘edénico’ puede permitir a los lectores a examinar las pruebas con calma y mucho cuidado, creemos que la erudición y la preponderancia de la evidencia se pondrán de manifiesto. El uso del término edénico también es más preciso, ya que el lenguaje es muy anterior a la conexión con cualquier cosa “semita” o “hebrea.” Y, por supuesto, es anterior a cualquier conexión con la palabra ‘J’…judío. El edénico es el proto-idioma de todos, incluyendo el vuestro!

El escenario de la Torre de Babel del relato bíblico en Génesis 11 postula que todas las personas hablaban el mismo idioma antes de que el Señor confundiera las lenguas. Hasta el siglo XIX era muy común el conocimiento que la lengua pre-Babel era la lengua de la Biblia, el hebreo antiguo y el lenguaje de Adán y Eva. Incluso en la América colonial, el hebreo fue tan reverenciado que la primera disertación en el Nuevo Mundo, en la Universidad de Harvard, fue en hebreo como la lengua materna. El Congreso Continental casi hizo del hebreo la lengua de la nueva república, en la medida de romper con Inglaterra para reafirmar el estatus de los Estados Unidos como la nueva Tierra prometida.

El pensamiento Post-Darwiniano trató con dureza a la lexicografía de Noah Webster, cuyo diccionario ofreció orígenes “Shemíticos” (semíticos) de muchos términos ingleses y europeos procedentes de fuentes iniciales germánicas, griegas o latinas. Se pensaba que los asiáticos, africanos y semitas evolucionaron de monos separados que dieron origen a los arios, por lo que estas lenguas extranjeras no pueden tener ninguna relación amplia con las diferentes lenguas (por lo tanto superiores) indoeuropeas que dominaron desde Irlanda por el Oeste hasta la India por el Este.

Desafíos silenciosos al statu quo racista y anti-bíblicos fueron hechos por el inglés Arthur Hall en 1894 y el estadounidense Simon Perlman en 1947. Sus libros de emisión privada que vinculan de nuevo el inglés al antiguo hebreo eran demasiado pequeños y demasiado imperfectos para hacer mella en la comunidad lingüística académica. Después de una década de investigación vino el libro The Word de Mozeson: El diccionario que revela el origen hebreo de inglés (publicado por primera vez por Shapolsky, Nueva York en 1989), que ofrece 22.000 palabras inglesas ligadas al hebreo. A diferencia de los intentos anteriores, sólo se utilizaron métodos lingüísticos ya aceptados, y todos los pasos etimológicos que conducen de nuevo al hebreo fueron citados. Aunque aclamado por muchos pensadores religiosos y científicos seculares duros (que no participan en la lingüística histórica), The Word fue objeto de ataques obsesivos por filólogos como Noam Chomsky (profesor del MIT y defensor de causas en contra de Israel).

No mucho después que este libro documentara la unidad de todos los idiomas del mundo, los lingüistas seculares comenzaron a publicar artículos que sugieren lo mismo, pero sin el hebreo o semítico como la fuerza unificadora. En abril de 1991 la revista Scientific American, Atlantic Monthly, y U.S. News & World Report, todas salieron con el trabajo de  lingüistas (en su mayoría Soviéticos) que ponen todas las miles de lenguas del mundo en superfamilias integrales que finalmente vinieron de algún lenguaje proto-mundo “teórico”. Una superfamilia, llamada nostrática, incluyó lenguas semíticas y europeas, e incluso el coreano.

El japonés, etrusco y eskimo Aleut, sin embargo, fueron vistos todavía como incomparablemente diferentes. Via el hebreo como su antepasado común, sin embargo, se puede observar una clara relación entre los términos japoneses y eslavos o entre palabras esquimales y celtas. Pero esos vínculos requerirían un examen del hebreo. Y ningún lingüista secular se atreve a investigar la veracidad de las afirmaciones lingüísticas hechas por ese revoltijo de mitos llamado la Biblia.

A pesar que los lingüistas andan penosamente hacia la Torre de Babel (y la mayoría pone la patria geográfica de la lengua proto-mundo en el Cercano Oriente, la ubicación de la torre de Babel), los genetistas han estado tras la pista de Adán y Eva. La revista Newsweek del 11 de enero de 1988 y el Discover Magazine de agosto de 1990 tuvo cobertura de historias sobre el descubrimiento de “Eva” en el ADN mitocondrial. La investigación del ADN indicó que toda la diversidad de la familia humana provenía de un antepasado común original. (Encontrar un “Adán” no es actualmente posible.) La mayoría de los científicos aún mantienen el negocio de mono racista de Darwin, por lo que el trabajo de los lingüistas y genetistas de vanguardia sigue siendo objeto de debate. Como aquellos que condenaron la herejía de Copérnico, estos fanáticos religiosos del ateísmo científico pronto serán objeto de mofa

En 1992, los esqueletos humanos más antiguos que se han encontrado con el hueso hioides (garganta) para el habla fueron excavados en las cuevas del Monte Carmelo cerca de Haifa en el norte de Israel. Hasta que restos más antiguos sean encontrados en otra parte, la carga de la prueba recae sobre la comunidad científica para demostrar que los primeros hablantes humanos NO eran hablantes de lenguas semíticas o proto-hebreas. En la investigación de Mozeson sobre el hebreo, sin embargo, es la física y la química del hebreo que habla por su primacía en lugar de artefactos antropológicos.

En The Word, sólo se emplea la investigación etimológica más actual para vincular palabras en inglés con sus homólogos hebreos. Por ejemplo, la raíz indoeuropea para el inglés SPARROW (gorrión) es sper (un término genérico para las aves). La contraparte no prestada en hebreo es TSiPoR (el término genérico para las aves). Se argumenta que los dos idiomas sin relación alguna pueden tener unas palabras con sonidos similares en secuencia similar por pura coincidencia. La falacia de este punto es que las probabilidades son millones de uno contra dos palabras que significan exactamente lo mismo. Una vez que varios cientos de términos comunes son seleccionados, la probabilidad de coincidencia se eleva a miles de millones a uno, y la negación debe ser equivalente a un acto de fe.

La mayoría de los vínculos de las palabras no implican pares tan obvios como TSiPoR y el inglés SPARROW. Sólo se utilizan reglas más conservadoras de cambio lingüístico, tales como la metátesis (letras raíces que cambian de secuencia), las leyes de cambios de Grimm (cómo la letra alemana V se convierte en inglés B) y la nasalización (añadir la letra N o M a una raíz), para unir los dos vocabularios. Los ensayos que documentan las alteraciones más comunes de la raíz hebrea/edénica están en otros lugares en este sitio. Abundantes paralelismos evidentes entre el inglés y hebreo no se cuentan por docenas, sino por cientos. Aparte de la historia o teología dramática, esta investigación facilita la adquisición de una lengua extranjera. Es mucho más eficaz de enseñar hebreo a los anglófonos cuando LaBHaN (blanco) se empareja con ALBINO o HaLaL (espacio) es situado cerca del inglés HOLE (agujero) y HOLLOW (hueco).

Lo grueso de la investigación no implica palabras pares con correspondencia de sonido y sentido bastante exacto. El trabajo es literalmente radical en que uno tiene que aislar primero las raíces de las palabras gemelas propuestas que fueron separadas desde el nacimiento en Babel. El edénico (raíces proto-semíticas o hebreas antiguas más raíces no bíblicas recuperadas de otras lenguas semíticas) demuestra que el lenguaje en su estado incorrupto es una ciencia natural, como la física o la química y ha sido creado por la misma Mente. A pesar de lo que aprendimos en la escuela, el lenguaje no es el resultado de gruñidos que se desarrollaron de hombres de las cavernas que evolucionaron a partir de rebaños separados de simios. Por el contrario, entendidas correctamente, las raíces de las palabras son tan perfectas y valiosas como lo son los números. Así como existe un número positivo y negativo en matemáticas o materia y antimateria en la física, las raíces edénicas también se pueden cargar con iones negativos o llevar el significado de sus antónimos. (Otra prueba más de ingeniería no-humana.) Observemos rápidamente un ejemplo de lo orgánico del edénico, el sistema modular de 2 letras raíz que son sinónimos y antónimos de sonidos semejantes.

Hay unas letras raíz HL/Het-Lamed de la palabra inglesa health (salud). Por el lado “positivo” tenemos HeLooTS, el vigor, (fuente de palabras inglesas de HEALTH (salud), HALE (sano), del alemán heil, HEALTHY (saludable), HELLO (saludo) y del español HOLA. Por el lado “negativo” tenemos HaLaSH, débil, (fuente del inglés ILL (enfermo), AILment (dolencia), melanCHOLY o melanCOLÍA, etc.). Para darse cuenta de la estructura modular de las raíces de 2 letras, véase, por ejemplo, cómo el PR/ Pey-Resh + RK/Resh-Het se combinan para formar el PeRaKH o una flor. La sub-raíz PR se encuentra en PeRi o PeRoT, fruta, singular o plural (fuente de las palabras como el inglés y francés FRuiT o el español FRuTa, el inglés aPRicot o el español alBaRicoque, el inglés PeaR o el español PeRa y el inglés BeRRy (mora), etc.). En botánica sabemos que cada fruto primero es una flor. La segunda sub-raíz dentro del término para la flor es RK. RayaKH significa olor, fragancia, y es la fuente del inglés ReeK (otrora olor positivo). No hay un mejor sistema en el universo para indicar una flor peinando el elemento botánico fruta con la de fragancia. En otros términos, PR + RK = PeRaKH (flor).

Aquí tenemos un ejemplo de raíces de dos letras que tienen una letra prefijo más fuerte para ofrecer tres palabras similares que suben de intensidad en la escala del piano. BL, Bet-Lamed significa entrelazados, como una bola de papel con las palabras del mundo que se encuentran BaLaL (confundidas) desde Babel. Libremente plegando dos hebras hace una trenza o un pliegue llamado GaBHeL. Cinco letras más arriba tenemos Het, y un HeBHeL es una cuerda. El entrelazamiento se puso más apretado y más fuerte. Subiendo de la letra n° 8 a la n° 20 tenemos Khaf. Los hilos están tan fuertemente entrelazados que KHaBHeL significa CABLE. Sí, CABLE viene de KHeBHeL.

La exposición de raíces secundarias en la arquitectura del estudio del edénico es uno de los muchos aspectos de este campo que es demasiado vasto para ser finalizado en nuestra generación.

Advertisements

2 thoughts on “¿Qué es el estudio del Edénico? | Qu’est-ce l’étude de l’édénique? | What is the Study of Edenics?

  1. Pingback: Qu’est-ce l’étude de l’édénique? | ¿Qué es el estudio del Edénico? | What is the Study of Edenics? | EL Origen del habla | L'origine de la langue

  2. Pingback: Artículos de la bitácora /// Les Articles du blog /// Posts from the blog | EL Origen del habla | L'origine de la langue

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s